Mansión Sitio Litre

Sitio Litre

La histórica Mansión de Tenerife conocida por “Sitio Litre” fue erigida en la década de 1730 por quien fuera comerciante escocés de vinos canarios, el Sr. John Paisley, tío de Archibald Little quien heredó la finca en 1774.

Como tantas veces, un vocablo inglés, en este caso un apellido, fue canarizado transformando el “Little” en “Litre” y así quedó para la posteridad.

La casa, emplazada en lo que en su día fueron las afueras del Puerto de la Orotava, principal puerto del Norte de Tenerife y por ende de exportación de vinos desde la destrucción del muy señero puerto de Garachico, a raíz de la erupción del Volcán Arenas Negras en 1706; está situada a medio camino entre el casco histórico del Puerto de la Cruz y la Urbanización La Paz.

Se caracteriza esta ilustre e histórica mansión de Tenerife, por su espléndido jardín, que a día de hoy se considera el más antiguo de la isla.

Además, el tejado plano formando una azotea palaciega coronada por una balaustrada de madera, tiene un coqueto mirador, que a modo de torreón de observación, permitía avistar la llegada de los navíos en la lontananza. Era costumbre por aquel tiempo, que quien primero avistara el navío, tendría un privilegio de comercio con el mismo. De igual forma, fue costumbre ya en el S. XIX que estos miradores tornaran en salones de fumar, donde se recluían los caballeros a debatir mientras acababan con el tabaco.

Con la tradicional carpintería y toldos verdiblancos y paredes de color crema, esta bella mansión ha ido presidiendo con los años, cuantos acontecimientos han ocurrido en el Valle de la Orotava, como cuando el 23 de Junio de 1799, se celebró la fiesta de despedida a Alexander von Humboldt, tras su ascensión al Teide en la semana en que recaló en la isla en el periplo que le conduciría por los territorios de la América española.

La casa que en 1856 fue adquirida por Charles Smith, transmitiéndose de padres a hijos dentro de la misma familia hasta 1996, pertenece en la actualidad al empresario John Lucas.

Al margen del jardín, al que dedicaremos un artículo en exclusiva, quizás sea uno de los elementos más reseñables de esta magnífica mansión de Tenerife, el balcón lateral, que ya pintara la famosa naturalista británica Marianne North, quien fue a su vez, huésped de esta ilustre finca en 1875.